Health knowledge made personal
Join this community!
› Share page:
Go
Search posts:

Radical Parenting in Spanish

Posted Apr 07 2009 11:12pm

We often do outreach in downtown Los Angeles, CA to only Spanish-speaking parents about parent-teen communication, teens online and the same topics we do for our English speakin audiences.  There has been a large demand from them as well as emails we have been getting online to translate some of our articles into spanish.

I am never one to turn down a challenge and took 7 years of Spanish in High School and have many spanish speaking friends! So, we decided to get a few amazing bilingual speaking teen interns and launch Radical Parenting in spanish!

Here is the link to our blog, if you know anyone who speaks Spanish and has kids, teens or tweens: Padres Radicales

Here is also our first article, you will notice it is translated from our one earlier, by Gema our 17 year-old bilngual intern.

Americanos v. Hispanos

Personalmente, yo creo que ser una americana de primera generación significa que uno va ser víctima del desorden personalidad múltiple. Me parece que la definición de la familia, la forma de disciplinar los hijos y la forma de ver la educación después de la secundaria de los hispanos y americanos viajan en caminos paralelos pero van en direcciones opuestas. ¿Pero qué hace uno cuando dos mapas diferentes dicen que usen las dos carreteras?

Siendo una joven de padres hispanos y televisión americana, empecé a notar la diferencia más importante entre hispanos y americanos en la familia. Cuando el padres de Cory (del programa “Niño Conoce el Mundo”) dice que el hico lo que tuvo que hacer para mantener a su familia, el esta hablando de sus esposa e hijos. Cuando Amy Jergens (del programa “La Vida Secreta del Adolescente Americano” ) busca un hogar para su hijo, ella busca una pareja casada, y solamente eso. La idea es que solamente se necesita una pareja para crear una familia. Pero en los hispanos, la definición de “familia” no es tan específica. Compárelo a una compañía: mamá y papá son los supervisores. Ellos estudian el progreso de uno en el trabajo que es “la vida” y disciplinan como ellos vean justo. A veces estos supervisores pueden ser importunos y entrometidos, pero al final del día, prefieres ir a ellos en vez de pasar vergüenza al frente de tu compañeros de trabajo. Estos compañeros incluyen: tía, tío, primo, prima, abuelito, abuelita-básicamente, cualquiera que estévivo. Esta es la familia hispana. Una gran diferencia de los americanos.

 

Come ya estamos en el tópico de la familia, otra gran diferencia que yo he observado entre los hispanos y americanos es en la disciplina. Yo entiendo que existen monstruos que creen que darle un moretón al hijo es un pasatiempo usable para aliviar el estrés. Como sea, yo he notado una tendencia (en los americanos) de niños que aprenden la lección equivocada del cuento “La Niña que Gritaba Lobo,” y en vez vociferan abuso cuando le levantan la mano para disciplinarlo aunque sea clara que ellos han sido más irrespetuoso que el color rosado en un funeral . En cambio, los padres imponen un castigo llamado “grounding.” Yo le puedo asegurar que la mayoría de los hispanos adultos que están llegando a los EE.UU. nunca han oído de este castigo. (Simplemente es que el muchacho/a no puede salir de su cuarto, y posiblemente le quiten el privilegio de sus electrónicos.) El estilo de castigo para muchos países incluye fajazos o chancletazos. Y estas no son gente abusiva o mala de la cabeza, sino padres que quieren que sus hijos sigan buenos pasos. El problema es cuando el estilo hispano es usado en el lugar donde el estilo americano es exigido. Las disciplinas del hispano puede ser malinterpretada y resultan en padres frustrados. Tristemente, también hay algunos adolescentes que ven la ventaja y se salen con la suyas.

La tercera diferencia (y la cual yo estoy luchando contra hoy en día) es la forma de ver la educación universitaria. Por lo general, es tradicional para que estudiantes americanos se vayan de la casa ha vivir en un dormitorio en las universidades. Nos dicen que rompamos las barreras y que conozcamos como es la vida en otra ciudad, y posiblemente, en otra estado de los EE.UU.

Esto es muy diferente en los hispanos.

Al menos que vivan en una zona rural, muchos hispanos viajan diariamente a la escuela. Esto puede implicar una hora o dos en un bus para llegar a la capital, pero así es como es echo. Añadiendo a eso, las muchachas generalmente no se van de la casa hasta que estén casadas. Y si por si acaso no es así, murmurantes lo llama “viviendo al estilo americano.” ¿Puede ver como mudándose a un dormitorio con extraños puede ser un problema? Preguntas empiezan: “¿Qué tiene Harvard que no tenga el colegio comunitario?” “¿Por qué quieres dejar tu familia; te damos pena?” Morales, lealtades y prioridades son cuestionadas. Es aquí que las carreteras que van en direcciones opuestas se unen y las dos culturas chocan contra uno a alta velocidad.

Poder balancear dos culturas es algo precioso. Poder nacer en los Estados Unidos con padres hispanos me ha permitido hablar dos lenguajes con fluidez. Pero no se puede negar que es frustrante. Sin una definición firme de la familia, disciplina efectiva, y plan universitario que te beneficie, dejas que caos maneje tu vida. Sin balance, tienes nada. Sáltate de la carretera donde las dos culturas van a chocar, evita los escombros y usa la acera.

Post a comment
Write a comment:

Related Searches