Health knowledge made personal
Join this community!
› Share page:
Go
Search posts:

Los errores en la medicación también ocurren con las mascotas

Posted Nov 28 2012 11:34am

Red envelope icon for Govdelivery  Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

Medication Errors Happen to Pets, Too - graphic

En Inglés

En está página:

Su perro o su gato está enfermo, y usted se dirige a la veterinaria. El veterinario le receta medicamentos que usted espera que hagan sentir mejor a su mascota.

Pero con las mascotas, al igual que con las personas, se pueden producir errores en la medicación. Los dueños de las mascotas pueden recibir, por error, el medicamento incorrecto por diferentes razones. 

De la misma manera en la que responde cuando hay errores en la medicación de las personas, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está atenta a los errores que puedan perjudicar a los animales. En el año 2008, el Centro de Medicina Veterinaria (CVM) de la FDA comenzó a observar más de cerca los reportes de errores de medicación de animales y a concentrarse en buscar formas para incrementar el uso seguro de dichos medicamentos. El CVM estableció formalmente su Programa de Errores en la Medicación Veterinaria en el 2010.  

De acuerdo con Linda Kim-Jung, doctora en farmacología y revisora de seguridad en la División de Seguridad de Productos Veterinarios de CVM, “Algunos de los errores en la medicación que se producen en el tratamiento de personas son similares a los que vemos en el tratamiento de animales”. 

Las recetas para mascotas a veces se surten en las mismas farmacias que venden medicamentos para las personas. Los errores pueden iniciarse con algo tan simple como las abreviaturas. 

“Las abreviaturas médicas que no son claras constituyen una causa frecuente que encontramos en los errores con la medicación”, dice Kim-Jung.  Ella explica que en la facultad les enseñan a los futuros veterinarios a utilizar abreviaturas para ahorrar tiempo cuando escriben recetas o toman notas en las historias de los pacientes animales.

Pero hay diferentes sistemas de abreviaturas que se enseñan en la facultad de veterinaria y en la de medicina, y un veterinario podría estar más familiarizado con un sistema que con el otro. O un farmacéutico que trabaja en una farmacia para humanos puede no estar familiarizado con las abreviaturas veterinarias. “La mala caligrafía también puede sumarse al problema”, observa Kim-Jung. La escritura de las recetas que no es clara o es ilegible puede conducir a errores de transcripción en la farmacia.

Por ejemplo, luego de revisar los reportes de los errores en la medicación con los medicamentos para animales, el CVM descubrió que la abreviatura “SID” (una vez al día) en las recetas fue interpretada en forma errónea como “BID” (dos veces al día) y “QID” (cuatro veces al día), lo que produjo una sobredosis de la droga. “Si el veterinario ha recetado un medicamento en el que hay una importante relación entre la dosis y la severidad de los efectos secundarios, una sobredosis puede tener consecuencias serias”, dice Kim-Jung.  

Kim-Jung dice que los errores de transcripción se pueden producir como resultado de la interpretación incorrecta de abreviaturas problemáticas como “U” (unidades) por “0,” o “mcg” (microgramos) por “mg” (miligramos), o cuando las recetas están escritas con ceros iniciales o finales.

“Por lo tanto, una dosis de 5 mg escrita con el cero a continuación, como 5.0 mg, se puede leer en forma errónea como 50 mg, o una dosis de 0.5 mg escrita sin el cero precedente, es decir, .5mg, puede confundirse fácilmente con 5 mg, lo que conduce a una potencial sobredosis 10 veces mayor si la orden no está escrita con claridad”, explica Kim-Jung.

Sumado a esto, los errores en la selección de los productos se pueden producir debido a que las etiquetas o los envases son similares. De la misma manera, se puede entregar un medicamento incorrecto si los nombres de los medicamentos se parecen cuando están escritos en una receta, o si los nombres de los fármacos suenan parecido cuando las órdenes se indican oralmente.

Además, son muchas las instancias durante todo el proceso del tratamiento en las que diferentes personas pueden interpretar o leer en forma incorrecta lo que está escrito a mano o incluso a máquina en las indicaciones de la medicación. “Los errores pueden ocurrir en la clínica veterinaria, pero también en la farmacia que suerte la receta, y en el hogar, cuando el dueño de la mascota le da el medicamento al animal”, dice Kim-Jung. 

La buena noticia es que usted puede ayudar a prevenir los errores en las medicaciones.

Kim-Jung sugiere algunas cosas que usted puede hacer antes de retirarse del consultorio del veterinario. “Comience por hacer buenas preguntas”, dice, como:

  • ¿Cuál es el nombre del medicamento? ¿Qué se supone que hace?
  • ¿Cuánta medicina le debo administrar en cada ocasión?
  • ¿Cuántas veces al día se la debo administrar?
  • ¿Se la debo dar antes, durante o después de las comidas?
  • ¿Cómo debo guardarla?
  • ¿Qué debo hacer si me olvido de administrarle una dosis a mi mascota? 
  • ¿Debo terminar de darle toda la medicación incluso si mi mascota parece estar mejor?
  • ¿Existen reacciones a las que debo estar atento y comunicárselas a usted de inmediato?

Además, compartir información se debe hacer por ambas partes, dice Kim-Jung, especialmente si está recibiendo una receta nueva o si está visitando a un veterinario nuevo. Asegúrese de: 

  • Guardar una lista de los medicamentos que está tomando su mascota (incluyendo productos de venta libre, suplementos y medicamentos de venta bajo receta) y llévela con usted al consultorio veterinario.
  • Converse sobre todas las medicaciones a las que su mascota es alérgica o que le han causado problemas en el pasado.
  • Informe sobre todas las enfermedades serias o crónicas que pueda tener su mascota.

Finalmente, hay algunos pasos simples que se pueden seguir en el hogar para evitar errores en las medicaciones:

  • Guarde los medicamentos de las mascotas lejos de los medicamentos para los humanos a fin de evitar confusiones.
  • Mantenga los medicamentos de su mascota en sus envases rotulados originales.
  • No comparta los medicamentos de un animal con otro animal excepto que el veterinario se lo indique.
  • No administre medicamentos para humanos a su mascota a no ser que el veterinario se lo indique.

La FDA anima a los veterinarios, farmacéuticos y dueños de mascotas a informar sobre los efectos secundarios de los medicamentos en primer lugar al fabricante del medicamento, cuya información de contacto a menudo se encuentra en las indicaciones del producto. Los fabricantes deben notificar, por ley, al CVM sobre los reportes de eventos adversos.
También puede informar sobre temas relacionados con las medicaciones directamente a la FDA. Para obtener una copia del formulario de la presentación de informes y más información sobre cómo reportar problemas, visite fda.gov .

7 de noviembre de 2012

Post a comment
Write a comment:

Related Searches